jueves, 28 de julio de 2011

Argentina es uno de los países con mayor cobertura de vacunación contra las hepatitis A y B

En vísperas del Día Mundial contra la Hepatitis, el ministro de Salud Juan Manzur valoró la estrategia de vacunación contra la hepatitis A, en la Argentina. Precisó que desde que la vacuna es gratuita y obligatoria no se producen más trasplantes hepáticos a causa de esta enfermedad.
El ministro de Salud, Juan Manzur, expresó que la “Argentina es uno de los países que tiene mayor cobertura en materia de vacunación contra las hepatitis A y B, en forma totalmente gratuita”.

El funcionario explicó que debido a la incorporación de las vacunas en el Calendario Nacional de Vacunación, “en seis años se lograron disminuir los casos de hepatitis A en más de un 95%”.

Lo señaló en la víspera de la celebración del Día Mundial contra la Hepatitis, establecido por primera vez por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el 28 de Julio de 2011.

Manzur sostuvo que el “cuidado de la salud de la gente es nuestra prioridad y por eso tenemos estrategias claras de prevención”.

El titular de la cartera sanitaria manifestó que “es importante tener en cuenta que los indicadores en materia de salud no cambian de un día para el otro”.

Aseveró que “lo que hay que tener claro es la dirección y el objetivo de las políticas nacionales que elegimos para cuidar la salud de nuestra gente”.

Por su parte, la responsable del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles del Ministerio de Salud, Carla Vizzotti, señaló que “Argentina fue uno de los primeros países de la región que incorporó la vacuna contra la hepatitis A al Calendario Nacional de Vacunación”.

Efectos positivos de la vacuna

Como consecuencia de esta decisión, tomada durante el gobierno de Néstor Kirchner, que estableció a la vacuna contra la hepatitis A como un derecho de los todos los argentinos, desde marzo de 2007 no se han realizado más trasplantes hepáticos a causa de esta enfermedad.

Vizzotti informó también que la incorporación de la vacuna de la hepatitis A se hizo de una forma innovadora”, porque “Argentina es el único país en el mundo que vacuna con una sola dosis”.

Los estudios preliminares sobre esta estrategia -pionera a nivel mundial- mostraron que disminuyó considerablemente y de manera sostenida la circulación el virus en la Argentina.

También se notificó que de los niños vacunados durante 2005 con una sola dosis, más del 90% tiene anticuerpos protectores.

Además, en los últimos tres años se registró una cobertura mayor al 95% en la vacunación contra la hepatitis A, la cual ha tenido una tendencia positiva desde su incorporación, en 2005.

“No hay que olvidar que, en 2004, en Argentina tuvo lugar un brote de hepatitis A, con alrededor de 45 mil casos”, recordó Vizzotti. Agregó que “hasta ese momento, esta patología constituía la primera causa de falla hepática fulminante responsable del trasplante hepático en niños en nuestro país”.

En 2004, antes de la introducción de la vacuna de la hepatitis A al Calendario Nacional de Vacunación, se registraron 43.321 casos provocados por este virus, mientras que el año pasado hubo sólo 329 casos, lo que representa una disminución del 95%.

“También tenemos en nuestro calendario la vacuna de la hepatitis B, que se aplica a las 12 horas de vida”, comentó Vizzotti. La incorporación de esta vacuna en forma obligatoria a recién nacidos fue a partir del año 2000 y en 2003 se incorporó para los niños de 11 años que necesitan iniciar o completar esquema.

“Es importante que se tome conciencia de la importancia que tiene la vacunación para prevenir enfermedades”, expresó Vizzotti.

Añadió que “en Argentina la vacunación es una política de Estado y eso se refleja en las diez vacunas que fueron incorporadas al Calendario Nacional de Vacunación en estos últimos siete años, lo que llevó a 16 el total de vacunas gratuitas y obligatorias”.

Día Mundial

La celebración del Día Mundial contra la Hepatitis, que cuenta con el apoyo de 193 países, fue establecido por primera vez en la historia para el 28 de julio de 2011. Es el octavo Día Mundial reconocido por la OMS, después del cáncer, la tuberculosis, el paludismo, la diabetes, la EPOC, el VIH-Sida y las enfermedades del corazón.

La iniciativa tiene como objetivo fomentar la toma de conciencia sobre las hepatitis virales y las enfermedades que causan, así como también la difusión de conocimientos sobre ellas.

Para este 2011, la Organización Mundial de la Salud propone a los países el fortalecimiento de la prevención y el control de las hepatitis virales y las consecuentes enfermedades conexas, la ampliación de la cobertura de vacunación contra la hepatitis B y su integración en los programas nacionales de inmunización. Además, la OMS sugiere la coordinación de una respuesta mundial contra la hepatitis.

Según datos del organismo, alrededor de 1 millón de muertes anuales se deben a las infecciones causadas por hepatitis virales. La hepatitis B (VHB) y hepatitis C (VHC) son la principal causa de cáncer de hígado en el mundo y representan el 78 % de los casos.

Asimismo, hay aproximadamente 2.000 millones de personas infectadas por el virus de la hepatitis B en el mundo, de las cuales 350 millones son casos de hepatopatía crónica y alrededor de 600 mil son los casos de muerte por esta enfermedad.

Además, cada año se registran en el mundo cerca de 1,4 millones de enfermos de hepatitis A, 350 millones de personas con infección crónica por hepatitis B y 170 millones de casos crónicos de hepatitis C.

Las hepatitis virales -A, B, C, Delta y E- causan infecciones agudas y crónicas del hígado, que pueden desarrollarse en cirrosis y cáncer hepático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada